Chapas antideslizantes de aluminio

Hoy hablaremos en detalle sobre las chapas de aluminio antideslizantes, unas laminas de metal también llamadas “semillas de melón” que cuentan con gran cantidad de aplicaciones y una notable tolerancia a condiciones adversas.

Características

Este tipo de chapas son construidas con específicas aleaciones, ofrecen una reducción de riesgos al disminuir la posibilidad de caídas o resbalones en cualquier ámbito industrial, y público (Transporte, Edificios, edificios públicos o estudiantiles, fábricas, laboratorios etc).

Están diseñadas para tener gran resistencia a factores climáticos, quimícos e industriales. Condiciones de extrema humedad, atmósfera marítima, exposición a sustancias, son algunos ejemplos de lo que puede llegar a resistir éste metal.
Su peso es un tercio (1/3) del peso de otros aceros.

Aleaciones utilizadas chapas de aluminio antideslizantes

Serie 3000 y 5000.

Serie 3000: Aleación de dos metales: Manganeso (Mn), siendo el principal y aluminio (Al) el secundario.
Esta aleación solo tiene el 20% más de dureza que el aluminio. Esto busca generar un material maleable, de dureza media. Sus aplicaciones más comunes son: Utensillos de cocina, mobiliarios, señales de tránsito, y aplicaciones arquitectónicas varias.

Serie 5000: Aleación de dos metales también, siendo el principal el Magnesio (Mg) y Aluminio el secundario. A veces puede ser de tres metales, agregando el manganeso para aportar dureza al material.
Al endurecerse, este material aporta alta dureza, buena soldabilidad, y gran resistencia a la erosión marina.
Sus aplicaciones más comunes son: Arquitectura, estructuras automóviles, barcos, botes, tanques criogénicos, etc.

Medidas

Las chapas de aluminio antideslizantes pueden ir desde 1200×2400 mm a 2000×4000 mm en espesores de lámina que van desde 1,2 a 10 mm.

Diseños más comunes

Semilla de melón (chapas de aluminio antideslizantes) trabadas o estriadas en damero 5 a 5, 2 a 2. También existe lo que llamamos “diamante” 1 a 1.
En la foto vamos a ver un ejemplo de ellos:

Chapa deslizante de aluminio
Chapas antideslizantes: 5 en 5 y 2 en 2

Chapa de aluminio antideslizante
Chapa antideslizante Diamante 1 en 1

Usos más frecuentes

Autobombas, sistemas anti incendio, rampas, escaleras, transporte en general, foodtruck, ferroviario, embarcaciones, plataformas de cable carril, ascensores, petroleras, y todo tipo de fábricas.

Otros usos en arquitectura y decoración

Suelen utilizarse en revestimientos en discos, confiterías, lobbys, exposiciones, etc, cajones de usos varios.
Además, las chapas de aluminio antideslizantes admiten procesos de anodizado, lo que las colorea a gusto y necesidad del cliente.

Proceso de Industrialización

Las chapas de aluminio son laminadas en caliente, para mayor maleabilidad del material, y por laminación en frio, es que las chapas de aluminio antideslizantes toman su forma particular.

Relacion costo/Beneficio

Considerando sus prestaciones, el aluminio aquí supera al acero, tanto por su relación precio/calidad, como por su peso, ductibilidad y resistencia.

Hacer uso de chapas de aluminio antideslizantes disminuye enormemente los riesgos que pueden correrse en muchos entornos. Eso convierte a éste producto en algo importante para muchas industrias.

Esperamos que te haya sido de utilidad ésta nota.
Si querés más información sobre éste, u otros productos, comunicate con nosotros al +54 (011) 4567-3976, escribinos en info@aymet.com.ar o bien ingresá a nuestro sitio web

¡Hasta la próxima!